93 841 19 18 info@arpeclima.com

La refrigeración evaporativa es de gran importancia en la industria alimentaria. Sin una óptima conservación de los alimentos se echarían a perder mucho antes de llegar a los supermercados. Por suerte, la industria evaporativa se encarga de diseñar y suministrar equipos eficientes para garantizar el buen estado de los alimentos. No obstante, conviene que conozcas en mayor profundidad las claves de esta refrigeración.

Las claves de la climatización evaporativa

A diferencia de la climatización en oficinas y hogares, la industrial busca crear unas condiciones hidrotérmicas determinadas según el fin perseguido. En la industria alimentaria necesitamos preservar la frescura de alimentos como la carne y la verdura, por lo que mantener una correcta refrigeración es imperativo. Esto afecta a prácticamente todo el proceso de manipulación de los alimentos, en especial en el caso de la carne.

La climatización evaporativa aporta un aire estable, con una humedad controlada y a la temperatura necesaria, la cual es baja para que podamos manipular los alimentos retardando el inicio de su degradación. La refrigeración de tipo evaporativa es una de las más óptimas para la industria alimentaria, en especial para la cárnica. Esto es así porque ofrece unas condiciones estables y una temperatura baja constante.

Además, la estabilidad se mantiene en todas las fases de la cadena de producción. Desde el despiece hasta el almacenamiento, la temperatura se mantiene suficientemente baja como para impedir la degradación del alimento. Esto nos permite ofrecer comida en perfectas condiciones y de gran calidad.

Ventajas de la refrigeración por evaporación

Los equipos diseñados para este tipo de refrigeración son eficientes y ahorran energía. Esto es posible debido a su funcionamiento, ya que recurren a la transferencia del calor latente que se produce en la evaporación. Gracias a este proceso se consigue eliminar una mayor cantidad de calor con un gasto de energía inferior, el cual llega a ser de un 45 % menor.

Además, estaremos contando con una tecnología que no contribuye al cambio climático ni degrada la capa de ozono. Esta es una preocupación que surge sobre estos aparatos, ya que usan amoníaco en los procesos de evaporación. Sin embargo, este elemento es respetuoso con el medioambiente y se ciñe a las normativas vigentes.

También sus costes de instalación son inferiores a otros tipos de refrigeración. En la mayoría de los casos se da un ahorro de entre el 10 y el 20 %. Asimismo, son sistemas muy seguros y cuyas fugas de gas son muy fáciles de percibir.

Lo mejor de la industria evaporativa

La refrigeración evaporativa ofrece unas ventajas clave para la industria alimentaria, en especial la centrada en la manipulación de la carne. Su funcionamiento es eficiente, reduce los costos energéticos y respeta el medioambiente.